¿Por qué me conviene ser una todóloga?

Recuerdo el día que le dije a mi papá que quería estudiar una Maestría en Educación y casi se va de espaldas porque no tiene nada que ver con mi carrera profesional (yo estudié Publicidad). Hermoso momento. La verdad no sé de dónde saqué tanta seguridad para decirle, “¿Papá, por qué tengo que hacer una sola cosa? Quiero explorar y aprender nuevas habilidades”.

 

Y es que la sociedad nos vende la idea de que una vez que escoges tu carrera es para toda la vida. ¿Qué fuerte no? Estando en pleno siglo XXI, viviendo en la era digital, donde todo cambia en cuestión de segundos, me resulta hasta ridículo esta idea de que te “casas con tu carrera”. ¿Cuántas de nosotras estudiamos algo y terminamos desenvolviéndonos laboralmente en algo diferente? La gran mayoría.

 

El día de hoy vengo a decirte algo que probablemente ya sabías pero que nunca está de más reforzar: la mejor forma de crecer, tanto personal como profesionalmente, es aprendiendo cosas nuevas. Cosas diferentes. Cosas que te empujen fuera de tu zona de confort. Es por eso que te traigo tres razones poderosas por las cuales te conviene ser una todóloga:

 

1. Sinfín de temas de conversación

Entre más conoces, entre más experimentas y entre más aprendes, más enriqueces tu mente. Empiezas a ver el mundo diferente. Empiezas a ser más empática, pero a la vez más crítica. Forjas tu propia opinión y te dan ganas de compartirla. Quieres que todos sepan lo que acabas de aprender.

 

2. Conoces gente interesante

Una de las grandes ventajas de asistir a cursos presenciales es que conoces a gente que le interesa lo mismo que a ti. Conoces nuevos puntos de vista, nuevas formas de hacer las cosas y, eventualmente, conoces nuevos amigos.

 

3. Incrementas tu confianza en ti misma

Esta razón es sin duda la que no te esperas pero que te cae de perlas. Y es que una vez que dices, “va, le entro”, empiezas a valorarte un poquito más. Te respetas más por haber dado el paso de hacer algo diferente, algo que querías. Poco a poco te sientes más capaz. Comienzas a perderle el miedo a las cosas. Y en un abrir y cerrar de ojos, ahí estás sintiéndote empoderada dueña de tus decisiones.

 

Entonces, ya lo sabes. Si siempre te ha llamado la atención la cocina, métete a clases. Y si el día de mañana en tu trabajo alguien necesita un servicio de Catering, puedes levantar la mano con confianza. Nunca sabes cuando tus nuevas habilidades puedan servirte de algo. Ahora bien, puede que nunca pongas un negocio de Catering, pero qué rico te vas a hacer de comer. Si hay algo que te puedo asegurar, es que el conocimiento NUNCA está demás. Nunca sobra. Sí, hasta el trinomio cuadrado perfecto que nos enseñaron en secundaria no está de más (de perdido puedes decir con orgullo que sabes qué es).

 

Tenemos el privilegio de vivir en la era digital, donde tenemos acceso a un sinfín de información en cuestión de segundos con un solo clic. Da el paso y atrévete a ser una todóloga.

___

  

Autor: Alejandra Bendeck

Body Positive Enthusiast


Publicación más antigua


33 comentarios
  • hFPuOpgUByjne

    PSDftxNMgrhnYeaA en
  • SEvxXUJoPfkZC

    kPtycpRHMX en
  • LKgAeTHkW

    lCigFnrLtqo en
  • hqpcJKMSzngDWlm

    QfAtIGvUe en
  • RxmfJDBVYIbr

    KosbqrUXPnSiIlM en

Dejar un comentario